Andarines, ¿en el Camino de Santiago?

PENTAX DIGITAL CAMERA

¡640 son los kilómetros que nos restan y, ni los despistes, podrán con nosotros!

Primera etapa del Camino de Santiago y primera eventualidad, jejeje. La mañana prometía; hasta 21 andarines, nos dispusimos a acometer los casi 14 km que separan Colmenar Viejo de Manzanares el Real por la ruta del Camino de Santiago de Madrid y, tan solo 6 la culminamos. No, no os asustéis que todos llegamos sanos y salvos a nuestras casas. Simplemente un error de señalización múltiple que Félix, siempre atento, atribuyó a nuestros ínclitos gobernantes y que  hizo que el grueso del pelotón de andarines descendiera por las márgenes del Manzanares en dirección a la capital. Evidentemente, no era ese el plan.

El caso es que después de cuatro horas de marcha sin rumbo cierto… alguien dio la voz de alarma: me temo que nos hemos equivocado. Efectivamente, Mª Carmen se lo olía pues el puente medieval que tenía que haber cruzado a los 6 km de comenzar la ruta no aparecía. Alejo, que aseguró más tarde que estuvo de copas, seguía el paso de Maika y de Blanca quienes, a su vez, no perdía rueda de los pasos firmes de Paqui ni los del asturcón César. Mientras, Juan Carlos lleva a su Santa a salto de Teresa, como ella misma me confesó y, un poco más atrás, Pilar M y Mª Cruz soñaban con el pan serrano que les estaba esperando en Manzanares. A buen seguro, entre las jaras y encinas, Celia hablaba de un guiso de bacalao a la vez que Doris inmortalizaba el momento con su inseparable cámara digital. Pilar M. M, andarina experta no daba crédito a lo que pasaba: “la próxima vez no me separo de ti”, fueron sus palabras nada más verme, de nuevo en Colmenar, cuando las campanas de la Basílica de la Asunción de Nuestra Señora tañían la una y media. De nuevo en Colmenar sin haber divisado el coloso de la Pedriza.

 

PENTAX DIGITAL CAMERA

Pincha en la foto y podrás ver el resto de imágenes que nos regalan Doris y Mty

Mientras, Pilar R y Dolors, caminaban y caminaban con paso seguro siguiendo el rastro de las flechas amarillas pintadas sobre las las piedraso que aseguraban el éxito de arribar al destino fijado. Sin duda, a ello contribuyó la memoria paquidérmica de Paloma quien recordó que una cruz (X) pintada en una ruta balizada significa la perdición. Perdición, por cierto, a la que no llegaron Maty y Carlos quienes, tras realizar la obligada visita cultural a Manzanares estaban esperando, en la orilla del embalse de Santillana, al reducido cuarteto de andarines que habíamos concluido con gloria nuestra caminata.

Querida María, no dejes de caminar con esta panda de locos. Nunca sabrás dónde irás, pero siempre volverás con una sonrisa y algo de dolor en las piernas que es de lo que se trata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s